¿Por qué cambiar a la iluminación LED?

La tecnología LED ha conseguido superar algunos valores como la eficiencia, la eficacia y el IRC con creces frente cualquier tecnología actual de iluminación.

Eficiencia lumínica para aquellos que lo desconozcan es el porcentaje de electricidad que se convierte en luz visible. Una bombilla incandescente tiene una eficiencia de tan solo 2%. Una lámpara de bajo consumo (fluorescente compacta) tiene una eficacia del 25%, mientras que las bombillas LED ofrecen 50-60%.  

La eficacia luminosa de una fuente de luz es la relación entre el flujo luminoso emitido por ella y la potencia eléctrica consumida. Los LED se mueven por unos rangos entre 100 a 150 lúmenes/Watio.

Y si hablamos del índice de reproducción cromática (IRC), es el nivel de calidad con el que una fuente de luz traduce los colores, y con tecnología LED está en torno al 70-80%. Con este rango de valores alcanzar ahorros del 50% en iluminación artificial es tan sencillo como cambiar una bombilla.

ventajas